Necesidades de agua de Aloe: regar una planta de Aloe Vera de la manera correcta



Las plantas de aloe son plantas suculentas que en su mayoría se consideran plantas tolerantes a la sequía. Sin embargo, necesitan agua, como cualquier otra planta, pero ¿qué necesita el agua de aloe? Las suculentas de aloe son más saludables y tienen la mejor apariencia cuando se mantienen ligeramente húmedas. Si esa es una recomendación confusa, sigue leyendo para obtener consejos sobre cómo regar una sábila.

Signos de riego excesivo o inadecuado de Aloe

El riego excesivo con plantas de aloe puede causar que se pudra, a menudo matando a estas suculentas hermosas y útiles. Riego de aloe puede ser complicado porque sufrirá con demasiada agua, pero puede marchitarse y morir con muy poco. En ausencia de un medidor de humedad, repartir la cantidad adecuada puede ser difícil. Con el fin de mantener esas hojas gloriosas parecidas a espadas, gruesas y saludables mientras se previene el daño a las raíces, se justifica un enfoque práctico.

Las técnicas de riego perfectas comienzan con un medio que drena bien. Una mezcla suculenta comprada funciona bien o el suelo de cactus con un poco de tierra regular mezclada con él también es adecuado. Asegúrese de que los orificios de drenaje en cualquier contenedor estén abiertos y sean abundantes. También es posible que desee colocar grava pequeña o guijarros en las 2 pulgadas (5 cm) inferiores del contenedor, especialmente si la maceta es alta.

Una sábila que está recibiendo demasiada agua puede marchitarse y oscurecerse. Las células ampolladas en las hojas son un signo de edema donde se ha absorbido demasiada agua. El moho en el suelo y cualquier ablandamiento de los tallos también indican demasiada humedad.

Las hojas de la planta demasiado secas se marchitarán y se arrugarán. Estas plantas almacenan agua en sus hojas y muy poca humedad causa este síntoma. Algo de amarillamiento también puede ocurrir e indica que es hora de regar.

Necesidades de agua de Aloe

El riego con Aloe vera debe ser lo suficientemente regular como para evitar que se arrugue y alentar el crecimiento, pero no tan frecuente como para ahogar la planta. En la temporada de crecimiento, generalmente en primavera y verano hasta principios del otoño, estas suculentas necesitan mantenerse moderadamente húmedas. Sin embargo, en invierno, el programa de riego debe reducirse a la mitad.

Los áloes pueden soportar períodos de sequía si se establecen, pero las plantas jóvenes necesitan un riego más frecuente para ayudarles a establecer sistemas de raíces y pueden verse gravemente dañados por condiciones excesivamente secas. En promedio, regar una sábila una vez por semana es suficiente, pero si las plantas están expuestas a la luz solar extrema y al calor, es necesario realizar una prueba táctil.

Esta es la forma más fácil de saber si el suelo está demasiado seco. Simplemente inserta tu dedo en el suelo hasta el segundo nudillo. Si está seco, riegue la planta. Si todavía está húmedo, espere unos días. Además, verifique los orificios de riego para ver si el suelo es papilla y retiene demasiada humedad.

Cómo regar un áloe

El riego con Aloe vera debe ser profundo e infrecuente. Regar profundamente un aloe también permite que las sales acumuladas se filtren del suelo. Las suculentas pueden ser sensibles a los minerales y productos químicos en los suministros de agua municipales. Si su aloe parece tener pico, use agua filtrada o destilada cuando irrigue.

Agregue un fertilizante líquido diluido una vez al mes al agua, pero solo durante la temporada de crecimiento.

Si su planta ha sido regada en exceso, sáquela del suelo y extiéndala para que se seque. Las raíces deben revisarse para detectar cualquier signo de enfermedad fúngica y recortarse si se descubre alguna. Replantee en suelo seco fresco en unos pocos días y no riegue durante una semana.

Estas son plantas prácticamente infalibles que pueden sobrevivir a la mayoría de los errores en el riego.

Artículo Anterior:
Con sus inviernos suaves, la zona 9 puede ser un refugio para las plantas. Sin embargo, una vez que llega el verano, las cosas a veces se calientan demasiado. Especialmente en los jardines que reciben pleno sol, el calor de algunos veranos de la zona 9 puede marchitar las plantas inocentes. Algunas otras plantas, por otro lado, prosperan absolutamente en el sol caliente y brillante
Recomendado
Ninguna planta llena un contenedor o una cama con gloriosos colores más rápido que las petunias, las flores de caballo de batalla del jardín de verano. Pero como es el caso en tantas relaciones, su admiración por sus petunias puede desvanecerse a medida que el primer brote de flores muere y la planta comienza a aparecer de piernas largas y descuidada. In
Las chirivías, traídas a los Estados Unidos por los primeros colonos, son un vegetal de raíz de estación fresca que requiere al menos de dos a cuatro semanas de temperaturas cercanas a las heladas para que tengan el mejor sabor. Una vez que llega el clima frío, el almidón en la chirivía se convierte en azúcar y produce un sabor intensamente único, dulce y a nuez. Siga le
Imagine caminar por un amplio sendero de jardín bajo una pérgola sostenida por columnas de mármol blanco brillante. Parcelas ordenadas de hierbas se alinean a cada lado del camino y una suave brisa trae sus deliciosos aromas a su nariz. Al final del sendero del jardín, el cielo se abre y la luz del sol brilla sobre el agua de una pequeña piscina llena de coloridos mosaicos. En
Las magnolias son plantas espectaculares que proporcionan hermosas flores en tonos de púrpura, rosa, rojo, crema, blanco e incluso amarillo. Las magnolias son famosas por sus flores, pero también se aprecian algunas variedades de magnolios por su frondoso follaje. Variedades de árboles de magnolia abarcan una amplia gama de plantas en varios tamaños, formas y colores. Au
Cuando piensas en cactus y otras suculentas, probablemente pienses en las condiciones secas, arenosas y desérticas. Es difícil imaginar que las pudriciones fúngicas y bacterianas puedan crecer en tales condiciones secas. En realidad, los cactus son susceptibles a varias enfermedades de pudrición, como cualquier otra planta. Au
La jardinería de asignación, también conocida como jardinería comunitaria, ha ido creciendo en popularidad en los últimos años, especialmente en áreas urbanas donde el acceso a productos frescos puede ser limitado. Los jardines de asignación permiten a los habitantes de las ciudades y apartamentos disfrutar de los beneficios de la jardinería y fomentar un espíritu de comunidad. Los bene